Está terminada la escuela del barrio Nueva Argentina

Por Redacción

Luego de 3 años y diversos contratiempos quedó terminada la escuela 1-739. “La calidad educativa requiere también de edificios como este”, dijo el intendente Rufeil.

En la mañana de este martes y luego de más de tres años de una obra que tuvo muchos contratiempos, finalmente quedó terminada la construcción de la escuela 1-739 Bicentenario de General San Martín, en la esquina del bulevar Mitre y López y Planes, más conocida como la escuela del barrio Nueva Argentina, que desde 2009 ha funcionado en una pequeña casa.

“Durante todos estos años estuvimos dando clases en una casa común y corriente”, recordó la directora Gabriela Giménez y siguió: “Hemos luchado mucho para llegar a este edificio, hicimos todas las gestiones necesarias, se hizo el proyecto y a la par íbamos recibiendo más niños, atendiendo siempre a la diversidad y eso es lo que nos ha permitido que la matrícula crezca”.

Hoy la escuela tiene una matrícula de 95 alumnos y el nuevo establecimiento, capacidad para unos 200 chicos por turno, ya que cuenta con seis aulas, un SUM comedor, cocina, despensa, laboratorio de ciencias, playón deportivo, además de las oficinas administrativas y los baños.

“Es un momento hermoso y deseo a toda la comunidad escolar que la disfrute y que la cuide”, dijo el intendente Raúl Rufeil, durante el acto de traspaso de la escuela a la DGE y comprometió la colaboración de la Comuna para la mudanza al nuevo establecimiento, además de su atención: “Los edificios se cuidan desde arriba hacia abajo, o sea que se arranca por los techos. Cada seis meses vamos a mandar gente para que vea el estado de los techos y que se haga una limpieza”.

Luego de sostener que “dar calidad educativa también implica esto, un edificio que brinde mayor comodidad tanto para los docentes como para los alumnos, ya que el desarrollo humano comienza con una buena base en una escuela primaria”, Rufeil reconoció “la tarea que los docentes han hecho a lo largo de este año tan particular, en el que a comienzos de año fueron a comprar un guardapolvo y en marzo tuvieron que comprar una computadora para dar clases virtuales”.

El delegado de la DGE, Hugo Martín, resaltó “la labor de la directora, de las docentes, de la celadora porque mientras esperaban por esta escuela que tuvo tantas idas y vueltas, han trabajado en condiciones muy difíciles para darles clases a 100 niños en una casa”.

Martín señaló que “nos hubiese gustado hacer un acto tradicional de traspaso del edificio de la constructora a la DGE pero bueno, las condiciones de pandemia no lo permiten”.

Marcelo Rico, director de Infraestructura Escolar, del Ministerio de Obra Pública, comentó que la obra se inició en 2017 y que inicialmente estuvo a cargo una empresa de Tucumán: “Con el rebrote inflacionario de 18 la empresa abandona la obra y con mucho esfuerzo se hizo una sesión de contrato para una empresa de Mendoza (Alef Construcciones) que ha respondido bien, al punto que ha terminado su trabajo”.

Rico, que dijo que inicialmente la obra debería haber estado lista en 14 meses y que los problemas de inflación, materiales y pandemia estiraron los tiempos; además estimó el costo de la obra en “más de 70 millones de pesos” y en el cierre señaló que también la escuela que se construye en el barrio Mebna está “prácticamente lista. Faltan las conexiones definitivas de gas y electricidad”.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Powered by themekiller.com anime4online.com animextoon.com apk4phone.com tengag.com moviekillers.com