El director de OSEP dio detalles de las prestaciones a legisladores

Por Redacción

La comisión de Salud Pública, que preside Hebe Casado (PRO), mantuvo diálogo con Carlos Funes, director de la Obra Social de Empleados Públicos (OSEP), y colaboradores, quienes brindaron un panorama de las tareas dadas en esta época que transitamos, atravesados por la pandemia originada por Covid 19.

De este modo, Funes se explayó en consultas que diversos legisladores de la Cámara Baja acercaron para su respuesta sobre todo en el funcionamiento de la Obra Social; la reciente Resolución 989 de la misma, que versa sobre la continuidad de las prestaciones a ex cónyuges, convivientes, etcétera, afiliados voluntarios y  cuotas; y sobre prestaciones específicas tales como odontología y salud mental, entre otras.

En términos generales, y tomando en cuenta la situación excepcional que se vive, el director de OSEP explicó que para la atención “los tiempos de demora es de alrededor de 20 minutos. Ese es el promedio que nos da el tótem (mecanismo electrónico de atención al ingreso) a nosotros. Los invito que me acompañen y lo vemos. Créanme que la gente no para de trabajar y la demanda de 400.000 afiliados es muy grande en todos los efectores y sobre todo en la calle Salta”.

Indicó Funes: “Yo me he tomado el trabajo personal de ir, ver y tratar de agilizar lo que más se pueda. La verdad que nos ha superado la capacidad en sala de espera, nos ha superado en todo la pandemia, eso también tenemos que considerar, y al afiliado le seguimos dando la prestación como tiene que ser”.

Para el caso de Odontología, “la obra social tiene en total, con el Centro Odontológico y todas las sedes, nueve (9) lugares para realizar tratamientos odontológicos. Se dispone de 206 odontólogos y 105 consultorios odontológicos”, sostuvo el invitado y remarcó que se han celebrado convenios con prestadores alcanzando a 12 endodoncistas, además de acordar con la Federación Odontológica mejoras en los valores de los pagos a los profesionales y desde ese organismo brindar recurso humano para atención en toda la provincia.

Sobre la atención odontológica, Funes recordó que “es una de las especialidades que por la cercanía del profesional a la boca del paciente o la posibilidad de contacto con las gotas, y porque hay prácticas que generan aerosoles, se ponen límites de las prácticas que se pueden hacer y las que no se pueden hacer, eso no depende de OSEP; eso depende de lo que han determinado Nación y Provincia”. De ahí la explicación de por qué quizás ha sucedido que alguien haya solicitado una prestación y ésta no se haya brindado, sea porque no esté autorizada o porque puede postergarse, remarcó.

En este sentido, ahondó sobre cómo se abordan este tipo de prácticas catalogadas por Rojo, Amarillo o Verde. Siendo Rojo las emergencias (sangrados descontrolados, infección, traumatismo), “no hay pandemia que pueda frenar esa práctica” aclaró Funes en este punto. Luego las Amarillas que son las que pueden tardar hasta 24 horas en resolverse, son urgencias pero no son emergentes como las ROJAS. Puede ser un dolor dental que inicialmente con el analgésico se controla. Y finalmente las Verdes que son las que se pueden postergar y no hay problema en el tratamiento.

“Estamos trabajando en todo el territorio, recorriendo los consultorios y tratando de hacer todo lo que se permite con las prácticas autorizadas” aseguró Carlos Funes, y agregó que las prácticas que no se están prestando “es porque no están autorizadas”, como pasó en su momento con kinesiología.

Asimismo, el titular de OSEP indicó que Odontología “es uno de los lugares donde mayor tenemos que cuidar a la institución como al personal. Si ustedes van a lo odontológico donde vayan, van a ver que el odontólogo es uno de los que más usa el EPP (Equipo de Protección Personal), porque obviamente que hay que protegerlo”, también en respuesta a algunas consultas que los legisladores realizaron en torno a este equipo necesario para realizar la práctica.

Este tema abrió el diálogo sobre los equipos de protección de quienes prestan servicios de salud y los costos. Justificó Carlos Funes: “Cuando empezó la pandemia todo el mundo creía que todo era caro, que la atención iba a ser cara, que la cama de terapia iba a ser cara, que no tenía precio. Y nosotros que hemos pasado por 800 pacientes positivos en el Hospital El Carmen, debemos ser el hospital que más positivos ha atendido, hemos adquirido la experiencia de lo que significa atender a un paciente COVID hoy, y no es tan caro; excepto cuando va a terapia, aunque tampoco es un gran consumidor de medicación”.

Para el caso de los Equipos de Protección Personal (EPP), Funes indicó que “no siempre se utiliza un EPP para cada paciente, porque si hay dos pacientes en una habitación con un EPP es suficiente o si el enfermero tiene que entrar a dos o tres habitaciones diferentes, lo hace con un EPP”. Ejemplificó, también, con los barbijos N95 que al principio se los consideró con un valor extremadamente grande para luego tirarse y en realidad “dura un tiempo determinado”.

Sobre este punto, llamó la atención por hechos observados ya que algunos profesionales de la salud que reciben OSEP, han cobrado el kit de protección a quien se ha atendido con ellos pero ese kit es reutilizado varias veces. Funes aseguró que están al tanto sobre esta situación, que le han solicitado al afiliado hacer llegar la información referida a qué profesional y en qué consulta, para tomar las medidas correspondientes.

En otro orden, se consultó al titular de OSEP por la Resolución 989 recientemente dictada por la obra social en la que se consideran situaciones como las de afiliación de ex cónyuges, ex concubinos, ex convivientes; los afiliados voluntarios  y actualización de las cuotas, los docentes reemplazantes, entre otras.

Sobre las parejas que se disuelven y uno de los integrantes es el titular, se indicó que se le ofrece a quien dejaría de ser afiliado/a optar por continuar como voluntario/a; superando así todo el mecanismo legal que había que considerar al momento de desafiliar o no a una persona. Apoyados en información que se solicita al Registro Civil, “le damos la posibilidad de seguir con la obra social como voluntarios, por lo tanto nos ordena a nosotros y le generamos un beneficio” subrayó Funes.

De manera similar ocurre con quienes cumplen la mayoría de edad y prefieren continuar con la cobertura de obra social. Se les ofrece la continuidad como voluntarios y sin períodos de carencia, como sucede en otros casos.

Finalmente, se refirió al aumento de las cuotas y los afiliados voluntarios, ejemplificando con una persona de 31 años que puede ser afiliada voluntaria de OSEP quien “debe estar pagando alrededor de los 3.000 pesos; lo cual debe ser la mitad de lo que debe estar pagando cualquier otra prepaga”.

Se explayó Funes: “Ha salido en muchos lugares que la obra social ha aumentado la cuota, entonces el que no es afiliado a OSEP cree que le hemos aumentado a los 400.000 afiliados e incluso algunos afiliados a la obra social creen que, cuando escuchan eso en los títulos, les van a aumentar el porcentaje de descuento en el bono de sueldo y eso no es así”. “Es simplemente para alrededor de 10.000 o 12.000 afiliados voluntarios que tenemos, de los 400.000 en este grupo, que se les genera un aumento y que tienen que ir un poco de la mano con lo que va pasando en la salud” y que no suceda que los afiliados obligatorios terminen financiando a los voluntarios.

Y cerró Carlos Funes: “Tenemos que ser responsables en el manejo del recurso desde la Obra Social para que ese grupo también incremente sus aportes y que no es que estamos castigando el bolsillo sino cuidando los recursos de la obra social y sobre todo que no sea subvencionado por el titular obligatorio que somos cada uno de nosotros”.

Fuente: Legislatura.-

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Powered by themekiller.com anime4online.com animextoon.com apk4phone.com tengag.com moviekillers.com