Fuerte ola de inseguridad sufre San Martín

Por Redacción 

San Martín está sufriendo de una fuerte ola de inseguridad que parece agudizarse durante la pandemia pero que viene de antes que esta se produjera, hace 5 meses atrás.

En la zona urbana, el tradicional “cuento del tío” ha tenido como víctimas a personas mayores: con diferentes estratagemas los embaucadores han sabido convertir a la cuarentena en un campo fértil para cometer sus fechorías.

Sustracción de bicicletas o motos, robos a comercios e inclusive los que se realizan “al voleo” han sido moneda corriente en las últimas semanas. Este miércoles fue el turno de una anciana de 87 años, en pleno microcentro sanmartiniano que se hallaba en su vivienda con su cuidadora, quien sufrió las amenazas y la violencia de sus autores para perpetrar el vil cometido. Los tres ladrones, se marcharon sin inconvenientes del lugar, satisfechos con el resultado obtenido.

En la zona de sus distritos, reapareció el faenamiento de caballos y el mercado clandestino para su comercialización, al igual que el tradicional bandidaje de implementos agrícolas. Ello, sumado a los saqueos de viviendas y robo de aves de corral y porcinos, hablan de cómo está operando el bandidaje rural. Hace un par de meses, un tractorista fue despojado de su herramienta -a los tiros-, en la zona de Buen Orden, entre muchos otros hechos.

Se sabe que el intendente Raúl Rufeil ha realizado reuniones con los jefes policiales locales y también ha tenido reuniones con el ministro de Seguridad, pero hasta el momento con poco éxito en cuanto a los resultados,  puesto que los frutos de ese petitorio aparecen lejanos en el horizonte.

“Están empezando a aumentar los casos a medida que se liberan las actividades, lo que implica que hay mucha gente circulando y ello hace que vayan aumentando los casos de inseguridad. Para mí el tema de la inseguridad, es un tema primordial”, expresó recientemente el intendente ante algunos medios.

Palmira aún no tiene Fiscal ni ayudante de Fiscal, porque en algunas oficinas de gobierno, no se han liberado las partidas correspondientes. Una Fiscalía en Palmira es necesaria por la cantidad de casos y delitos que se están cometiendo, y para aliviar a la de San Martín, que aparece saturada de trabajo.  Sumado a ello, las cámaras de seguridad que se han ubicado en los últimos años en la geografía del departamento,  funcionan en una mínima proporción de las instaladas.

Y es difícil establecer una estadística del delito, porque la Fiscalía de San Martín funciona en un horario reducido y las denuncias que debieran realizarse por vía web, hacen bajar los brazos de los damnificados, quienes descreen de su eficacia y terminan no haciéndola.

Durante 2019, en San Martín y de acuerdo a datos surgidos del Ministerio Público Fiscal, los diversos delitos fueron más de 3600, convirtiendo al departamento en una verdadera zona “roja” en la provincia de Mendoza.

De un tiempo a esta parte, las cosas no parecen haber cambiado en demasía.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Powered by themekiller.com anime4online.com animextoon.com apk4phone.com tengag.com moviekillers.com