Mendoza tendrá su Banco de Vinos para estabilizar stocks vitivinícolas

Por Redacción

Tras ser aprobado por la Legislatura provincial, la iniciativa impulsada desde la cartera económica de la provincia será un instrumento de política pública que otorgue mayor estabilidad y sostenibilidad al sector, generando un marco de previsibilidad en la industria y toda su cadena de valor.

Luego de un extenso proceso de trabajo, la provincia de Mendoza contará con su Banco de Vinos, una iniciativa que fue impulsada desde la Subsecretaría de Agricultura y Ganadería del Ministerio de Economía y Energía, a los efectos de crear un instrumento de política pública que otorgue mayor estabilidad y sostenibilidad al sector vitivinícola.

Tras ser evaluado y aprobado con media sanción por la Cámara de Senadores de la provincia, este miércoles el proyecto fue tratado en Diputados, donde obtuvo su aprobación por mayoría en general y en particular para será remitido al Poder Ejecutiv, para avanzar en la promulgación.

En el marco de la sesión legislativa, el diputado Jorge López, del Bloque UCR, señaló: “Es una iniciativa muy importante para darle transparencia al sector y valor a nuestros pequeños productores. Esta ley viene a dar respuesta a productores quienes tendrán un lugar, una institución que garantice el respaldo por parte del Gobierno y la defensa de su producción. La institución contará con la participación de todos los eslabones de la cadena de producción. Sabemos que no es la solución a todos los problemas que tiene la industria, pero hoy, ante la realidad que hay, tenemos que actuar”.

El legislador Guillermo Mosso, del Bloque Demócrata, quien votó favorablemente a la iniciativa, comentó: “Estamos frente a un proyecto que intenta establecer una regulación en un sector muy afectado y que no ha podido adaptarse a los cambios que se vienen percibiendo en el consumidor a lo largo de muchas décadas. A pesar de no convencer, entiendo que ante la situación dada por la pandemia, es necesario dotar de herramientas al Gobierno y tomar distancias de las propias convicciones. Un gobierno debe contar con herramientas que cree son adecuadas. Espero que estos aportes sean escuchados”.

En tanto, desde el bloque Frente Renovador apoyaron el proyecto e hicieron un repaso sobre la realidad del sector aludiendo a estudios realizados por organismos nacionales que resaltaban la cantidad de territorio implantado, cantidad de productores y puestos de trabajos generados por el sector. En este sentido, el diputado José María Videla dijo: “Creemos que esta medida es necesaria, porque defiende la producción y, sobre todo, a nuestros productores. Celebro que hoy demos este paso para seguir protegiendo el trabajo mendocino”.

Por su parte, Germán Gómez, del bloque Frente de Todos, quien acompañó la iniciativa con su voto, afirmó: “Vamos a acompañar, pero será la realidad la que nos va a demostrar si sirve o no para los pequeños y medianos productores. Creo que será exitosa en tanto se logre incrementar, como mínimo, un 30% el valor del vino. Sinceramente esperamos que le vaya bien, porque si le va bien, repercute en nuestros productores y en la posibilidad de buscar nuevos mercados”.

Sobre la aprobación legislativa de la iniciativa del Ejecutivo, el subsecretario de Agricultura y Ganadería, Serio Moralejo, expresó:  “Es muy satisfactorio, para nuestro equipo de trabajo, saber que la provincia podrá implementar un sistema de estabilización que permitirá la acumulación de vino de sobre el stock técnico en los años de buena producción. Este vino se podrá utilizar en las temporadas de baja cosecha. Además, se prevé fijar una tasa de interés por autobloqueo atado al precio; es decir, cae si el valor aumenta”.

El funcionario destacó que contar con un stock técnico de entre 4 y 5 meses de despacho funcionará tanto para el productor como para la industria. Todo aquello que esté por sobre esa cantidad de meses de despacho servirá para inyectar vino cuando falte y sacar cuando sobre. “Hasta ahora, nunca se ha puesto en práctica, todo lo demás ha fracasado”, dijo.

Por último, Moralejo comentó que si la provincia no contará con un stock vínico para atender los propios compromisos ya firmados, eso le significaría salir a importar vinos para atender el mercado interno y exportar el producto propio. De esta manera se aplasta el precio del productor primario.

Proceso arduoLos primeros detalles de la iniciativa se fueron conociendo a principios de este año. Luego, el propio ministro de Economía y Energía, Enrique Vaquié, tras lograr la firma del acuerdo por el porcentaje de diversificación, se reunió con su par sanjuanino, Andrés Díaz Cano, para avanzar en la incorporación de la provincia vecina en la estabilización de stock en temporadas de baja cosecha.La iniciativa pasó a ser un hecho cuando el propio Suarez lo anunció el 1º de mayo en su discurso para la apertura de las sesiones ordinarias de la Legislatura. En ese marco, la máxima autoridad mendocina resaltaba: “Será una herramienta financiera que termine con las recurrentes crisis vitivinícolas que llevan a nuestra industria a sufrir problemas, no solo por la macroeconomía sino por la estructura propia de la cadena”.Finalmente, el marco del lanzamiento del programa Mendoza Activa, realizado por el propio mandatario provincial, junto a su vicegobernador Mario Abed, Enrique Vaquié y Mariana Juri, ministra de Turismo y Cultura, se remitió el escrito a la Casa de las Leyes para su evaluación.Sobre el Banco de VinosEl Banco de Vinos de la Provincia de Mendoza se creará en el ámbito del Ministerio de Economía y Energía con el objetivo de estabilizar los ciclos de precios del mercado de traslado de los productos vitivinícolas y lograr una justa distribución de la renta entre todos los eslabones de la cadena productiva.Los fondos y los bienes serán propiedad del Fideicomiso de Administración y Asistencia Financiera Vitivinícola, cuyo administrador será Mendoza Fiduciaria, mientras que el Gobierno Nacional, los municipios, entidades privadas o mixtas que representan el sector podrán realizar aportes que serán destinados a cumplir con el objetivo principal del organismo.El Banco de Vinos estará administrado por un director ejecutivo, designado por el ministro de Economía y Energía, quien no deberá ejercer actividades privadas relacionadas con el vino y demás productos vitivinícolas, sean estas productivas, industriales o comerciales.Quien sea designado al frente de la institución deberá hacer cumplir la ley, sus normas reglamentarias y todas las resoluciones que emanen de autoridad competente. Además, deberá informar al Consejo Asesor, de forma trimestral, el programa de control de stocks vínicos con la meta de que el acumulado (incluyendo los vinos de guarda) se mantenga entre los 4 y los 5 meses de comercialización (despachos al consumo interno más exportaciones) estimado a la fecha de la próxima liberación de vinos nuevos.Por otro lado, será deber del director, entre otros puntos de interés, representar al Gobierno provincial ante el Fondo Vitivinícola Mendoza, coordinar con la Dirección de Fiscalización y Control el seguimiento de la industria vitivinícola, coordinar con el Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV) políticas y acciones de control volumétrico y de calidad de la industria y proponer la tasa de interés que funcionará como estímulo para el autobloqueo u otros sistemas, de acuerdo con la realidad financiera de la Provincia.Esta nueva entidad contará con la representación de tres referentes de la producción primaria, uno por parte de bodegas trasladistas; un representante de la industria fraccionadora y uno por cooperativas vitivinícolas, quienes deberán dictar su propio reglamento interno y asesorar al director ejecutivo sobre el Programa de Control de Stocks Vínicos y todas las materias previstas en la ley.Fuente: Prensa Mendoza.-

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Powered by themekiller.com anime4online.com animextoon.com apk4phone.com tengag.com moviekillers.com