Motoviajero del Este pausó su viaje

Por Iván Charello

Salió en moto desde San Martín y su destino es el otro extremo del continente. El coronavirus le frenó el recorrido.

Noe Fabricio Maschi, es un sanmartiniano que a mediados de 2019 inició una travesía que tiene como destino Alaska. En una moto Yamaha 125cc (2015) comenzó a conocer kilómetros de América y hoy se encuentra en Guatemala.

Trabajaba en una casa de electricidad de San Martín y, tras renunciar, se encuentra concretando este sueño que por mucho tiempo lo desveló. “Viajando a mi manera”, es el título que le dio a su aventura.

“La idea es llegar a Alaska. Vamos a ver a qué ritmo me deja ir avanzando la moto. Por ahora la experiencia ha sido increíble. Es muy difícil explicar lo que se siente viajando y aun no se me pasa por la cabeza lo que pasará cuando llegue a destino”, expresó a fines de 2019.

Actualmente, Noe se encuentra en Guatemala. El motor de su moto le ha pedido un descanso y, además, el coronavirus acecha en las fronteras por lo que seguir el viaje se torna riesgoso. Es en este marco que el viajero hablo con Legión Este y contó su presente.

“En todos los países pienso que está ocurriendo lo mismo, está este caos y el tema del aislamiento. En Guatemala, desde 4 de la tarde y hasta las 4 de la mañana hay toque de queda. No puede haber nadie en la calle y durante el día se puede salir en situación de verdadera necesidad, nada más”, explicó Maschi.

Al igual que en Argentina, quienes están en otros países no saben a ciencia cierta hasta cuándo estaremos en esta situación. Cuenta que algunos viajeros no la están pasando bien y agradece que en este marco tiene donde dormir.

“En lo personal es medio fuerte porque no sé cuántos días puede llegar a durar esto. Soy un viajero que viajaba trabajando y con el capital que va generando. Gracias a Dios ahora me recibieron unos chicos y tengo un techo donde puedo estar bien. Pero hay muchos viajeros en situaciones complicadas”, resaltó.

“Son motoviajeros de toda América con quienes la gente a veces es poco solidaria. La mayoría de las personas como yo, que estamos varados afuera, estamos pasándola bien gracias a la ayuda de las mismas personas que se ponen en nuestro lugar, tienen un poco de empatía y nos comprenden”, destacó el sanmartiniano.

El lado económico no puede quedar de lado y el día a día no es nada fácil. Noe comenta que en Guatemala para comer una semana tiene que tener alrededor de 2500 a 3000 pesos aproximadamente. Es un presupuesto alto para aquel que viaja con carpa, pero por suerte sin renegar de tener que trabajar.

La familia unida

Los kilómetros ganados lo acercan a la gran meta, pero a la vez lo mantienen lejos de su familia. La pandemia y el bombardeo de noticias entran en juego con la incertidumbre pero por suerte la tecnología colabora.

“Es feo estar lejos de casa, de no poder hacer nada, de saber que tu familia tiene que estar bien y no poder cuidar de ellos. Pero por suerte estamos con salud y siempre en contacto con la familia a diario. Se trata estar unidos para poder ayudarse entre sí con consejos y dar tranquilidad que, a pesar de que uno está lejos de casa, está seguro”, manifestó a Legión Este.

Por ahora, la mayoría de los cuentakilómetros en el mundo se encuentran detenidos o apenas cambian algunos dígitos. El caso de Noe, como el de muchos aventureros, es un reflejo de ello y testigo de que el covid-19 nos cambió la rutina y cambiará al mundo para siempre.

“Hasta ahora el viaje va a seguir. Hay que esperar los próximos meses para ver cómo responde el virus y cómo están los países y las crisis que van a haber. Ahí veré si el viaje tiene que continuar o se tiene que terminar sí o sí. Pero haré todo lo posible para que termine y para que salga bien, siempre y cuando esté a nuestro alcance”, expresó esperanzado el sanmartiniano que, además de soñar, se animó a hacer su viaje realidad.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Powered by themekiller.com anime4online.com animextoon.com apk4phone.com tengag.com moviekillers.com