Diputados dio media sanción al Presupuesto de Mendoza, pero sin endeudamiento

Por Redacción

La Cámara de Diputados aprobó el Presupuesto 2020, pero no el pedido de endeudamiento para financiar obras públicas. El PJ votó en bloque en contra, tras largas negociaciones que fueron infructuosas.

La Cámara de Diputados aprobó el Presupuesto, pero rechazó el pedido de endeudamiento que el gobernador Rodolfo Suarez pidió para financiar obras públicas en el marco de ese proyecto. El rechazo de todo el PJ a esa solicitud fue determinante, pues de esa manera no se alcanzó el voto positivo de dos tercios de los legisladores presentes como exige la Constitución.

Al oficialismo le alcanzaron los votos propios para aprobar “la ley de leyes” en general y casi todos sus artículos, pero no tuvo aval para los artículos que requerían aprobación especial, es decir los referidos al endeudamiento.

Hasta último momento hubo negociaciones con los intendentes del PJ para buscar un acuerdo. La intención del oficialismo era conseguir el apoyo de algunos legisladores que responden a los jefes comunales, pero al final hubo voto en bloque: como proponía el ala dura de ese partido, encarnados en el sector más ligado al kirchnerismo no se aprobó nuevo endeudamiento.

De esa manera el Presupuesto aprobado por la Cámara de Diputados fue aprobado con un cepo al plan de gestión de Suarez, en su primer año en el cargo.

La sesión se extendió hasta más allá de las tres de la mañana. Antes de la votación hubo un cuarto intermedio para negociar  el formato de votación en general y en particular. El Presupuesto fue aprobado por 29 votos afirmativos y 19 por la negativa en la votación en general y en la votación por capítulos, salvo algunos artículos que tuvieron menos apoyo, pero igual fueron aprobados. Para tener aval para endeudarse necesitaba al menos 32 votos.

Fuera del endeudamiento, hay otros artículos importantes que sí quedaron firmes. Uno de ellos tiene que ver, por ejemplo, con el aumento extraordinario del servicio de agua y saneamiento para financiar obras de Aysam.

Otro rechazo de peso fue el que la oposición le hizo al roll over, es decir, un nuevo endeudamiento para pagar una deuda de $6.500 millones, algo que se votó pasadas las 4.

Negociaciones

Los legisladores “territoriales” reconocieron en el recinto que hasta último momento hubo negociaciones “para poder conseguir algunas obras más” para sus departamentos. Es lo que dijo, por ejemplo, el lavallino Edgardo González, quien dijo que con más tiempo “se hubiera llegado a algún acuerdo”. “Hubo buena leche”, dijo.

El proyecto de Presupuesto buscaba autorizar deuda nueva por 300 millones de dólares para financiar obras públicas, pero luego el Gobierno lo redujo a 210 millones de dólares. En ese paquete estaban incluidas las tres obras financiadas por el BID, más un programa de obras plurianual que incluía, según el anuncio de Suarez, viviendas, cloacas y obras viales.

La falta de acuerdo obliga nuevamente a recalcular los planes del Gobernador, pues no podrá ejecutar lo que estaba descripto en el Presupuesto.

La sesión de diputados se dilató durante todo el día. Tras varias interrupciones para negociar, a las 22.30 comenzó la sesión con un panorama definitivo: el PJ le cerraba la puerta a la posibilidad de tomar tener acceso al crédito por hasta 210 millones de dólares. Eso, a pesar de las negociaciones avanzadas que había con algunos intendentes para aprobarlo. La discusión se extendió más allá de las 3 de la mañana, cuando los jefes de bloque dieron cierre a la discusión.

Esa chance de que el PJ votara dividido ponía en riesgo la estabilidad partidaria de la principal fuerza de oposición. Incluso había amenazas de rupturas internas en los departamentos en los que son gobierno.

Con la decisión tomada, gran parte de la sesión pasó por el cruce de chicanas. El oficialismo acusó al PJ de “ser comandados por La Cámpora desde Buenos Aires”. Mientras que desde el peronismo cuestionaban el pedido de deuda nueva. En el recinto hubo una curiosidad discursiva: hubo más referencias a Alfredo Cornejo que al propio gobernador Rodolfo Suarez. Esa tendencia tiene que ver también con el enfoque político que la oposición buscó darle al debate: que Suarez reconozca los problemas que “heredó” de su antecesor.

El proyecto ahora va al Senado y allí le queda una mínima chance de negociación, aunque nadie tiene esperanzas en revertir lo que ocurrió en Diputados. En cambio, Suarez podría volver a enviar por separado el o los proyectos de endeudamiento.

Fuente: Prensa Mdzol.-

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Powered by themekiller.com anime4online.com animextoon.com apk4phone.com tengag.com moviekillers.com