Cadena perpetua para el femicida de Tres Porteñas

Cadena perpetua para el femicida de Tres Porteñas | Foto Gentileza El Sol Online.-

Por Redacción

Un jurado popular halló la tarde de este jueves culpable a José Llanos Martínez por el femicidio de su pareja, Gregoria Flores, ocurrido en marzo del año pasado en San Martín. De ese modo, la jueza Viviana Moricci lo condenó a prisión perpetua por el delito de homicidio agravado por la relación de pareja preexistente y por mediar violencia de género.

De forma unánime, los doce ciudadanos se inclinaron por el pedido del fiscal en jefe la Unidad Fiscal San Martín–La Colonia Oscar Sívori, quien dejó claro durante el desarrollo del debate, así como también en los alegatos finales, que existieron situaciones de violencia previa y que estaba probado el noviazgo entre víctima y victimario.

Ese pedido había sido ratificado por los querellantes Juan Rosello y Jorge Cantalejos, quienes consideraron que la pena máxima era el castigo correspondiente para Llanos Martínez.

Por su parte, la defensa, a cargo de Lautaro Brachetta, había asegurado que su cliente era culpable del homicidio –este confesó fuera del expediente–, pero entendían que habían circunstancias extraordinarias de atenuación por las que no correspondía una sentencia bajo los agravantes establecidos por la Fiscalía.

Por esa razón, solicitaron en los alegatos finales que su representado fuese condenado por el delito de homicidio simple, que prevé una pena de 8 a 25 años.

Pese a la estrategia de los abogados de Llanos Martínez, el jurado popular sostuvo la calificación con la que el expediente llegó al debate. Al parecer, las pruebas presentadas por el Ministerio Público sobre la situación de violencia que ejercía por los celos previo al hecho de sangre.

El caso

Todo comenzó el martes 20 de febrero, cuando Gregoria salió de su casa, del distrito de Tres Porteñas, con su pareja para dirigirse a sus respectivos trabajos. Ese día, la mujer jamás regresó a su vivienda, pero sí lo hizo Llanos Martínez.

Justamente, esa misma noche, el joven salió de la propiedad con su valija, tomó un colectivo hasta la Estación Terminal de Ómnibus de Mendoza (ETOM) y emprendió su huida hacia Bolivia.

Con el pasar de los días, los familiares de la víctima radicaron la denuncia de paradero e iniciaron una intensa búsqueda, aunque ya esperaban lo peor.

En tanto, los detectives del caso utilizaron un “truco” para hacer volver al acusado del vecino país. Les aseguraron a sus padres que si su hijo no regresaba a Mendoza, iban a ser ellos quienes enfrentarían la causa judicial.

Por esa razón, en la madrugada del 28 de febrero, el joven se presentó en la Comisaría 39ª del citado distrito, confesó que había matado a Gregoria a ladrillazos y se puso a disposición de la Justicia.

Al día siguiente les señaló a los pesquisas el lugar donde ocultó el cadáver, que fue hallado en la finca donde vivía la pareja. La mujer había sido atacada a golpes con un ladrillo y posteriormente estrangulada, según la necropsia.

Fuente: Diario El Sol.-

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Powered by themekiller.com anime4online.com animextoon.com apk4phone.com tengag.com moviekillers.com