El Perrupato se destaca trabajando con niños con sobrepeso

Por Redacción

El servicio, denominado PAINOS, se enfoca en cambios de hábitos familiares y aspectos psico-emocionales. Recibe familias de toda la provincia.

En términos generales, la obesidad infantil es uno de los problemas de salud pública más graves del siglo XXI. Los niños obesos y con sobrepeso tienden a seguir con esta patología en la edad adulta y tienen más probabilidades de padecer a edades más tempranas enfermedades no transmisibles, como la diabetes y las enfermedades cardiovasculares.

El sobrepeso, la obesidad y las enfermedades conexas son en gran medida prevenibles. Por consiguiente, hay que dar una gran prioridad a la prevención de la obesidad infantil.

Por ello, y de alguna manera anticipándose a esta problemática, el Programa de Atención Integral a Niños con Sobrepeso y Obesidad (PAINOS) funciona desde hace 14 años, de manera ininterrumpida, en el consultorio 6 del Hospital Perrupato, realizando un trabajo integral y de conjunto entre nutricionistas, pediatras y psicólogas.

“El abordaje que realizamos es integral. Es decir, se trabaja con el niño, su familia y la comunidad. Consideramos al niño como un todo, un ser bio-psico-social, que se encuentra inserto en una familia, una comunidad y una sociedad”, resaltó Patricia Berrios, psicóloga y miembro del servicio.

Actualmente se trabaja martes y viernes, a partir de las 12, y se ven entre 8 y 10 pacientes diarios, 80 en un mes. Los controles se realizan de manera mensual y si es necesario se acortan los tiempos.

Paralelamente se realizan encuentros de nutrición grupales, trabajos de autoestima y juegos interactivos. Todo se articula de manera grupal, familiar y también individual.

Trabajo centrado en cambios de hábitos familiares

El abordaje se enfoca en el cambio de hábitos de la familia (alimentación, actividad física), apuntando a la promoción de la salud y la prevención de enfermedades. Aunque va mucho más allá de ell, ya que contempla también los aspectos psico- emocionales. Entonces, se trata de ayudar al niño-adolescente a gestionar sus emociones de manera saludable. Esto, teniendo en cuenta que parte de la problemática de la obesidad va más allá de lo físico-alimentario y que comprende aspectos afectivos y emocionales tanto en su génesis como en sus consecuencias.

Según Berrios, “el mero tratamiento de dieta y actividad física no es suficiente para el abordaje actual de la patología, debido a su rápido avance y porque las antiguas formas de tratamiento aisladas no fueron suficientes para frenar esta epidemia. Como responsables públicos de nuestros niños, debemos hacernos partícipes e ir más allá con el abordaje intersectorial que permita a nuestros niños vivir en un ambiente sano, planteado no sólo desde la familia sino de la sociedad en general”.

Recordamos que el programa trabaja martes y viernes, a partir de las 12. Los turnos se dan en el mismo consultorio donde trabajan (consultorio 6).

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Powered by themekiller.com anime4online.com animextoon.com apk4phone.com tengag.com moviekillers.com