El ProHuerta cumplió 27 años de trabajo ininterrumpido

Por Redacción

El pasado 3 de agosto se celebró el aniversario 27 de uno de los programas sociales más importantes que encarna INTA. Uno de sus principales objetivos es el de propiciar la autoproducción de alimentos a escala familiar.

Concebido como un Programa Social no Asistencialista, focalizó sus actividades originalmente a una población objetivo caracterizada como con Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI) en particular las de naturaleza alimentaria, enseñando a cientos de miles de “sujetos de derecho” a pescar y no a recibir pescado; entendiendo que la Seguridad Alimentaria puede lograrse con Soberanía, propiciando la autoproducción de alimentos a escala familiar.

El ProHuerta es un componente estratégico del Programa Nacional de Seguridad Alimentaria del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación (MDS) quien financia su accionar, siendo el INTA quien lo operativiza en el territorio.

Su crecimiento a lo largo de los años ha sido exponencial, y de las 4.500 Huertas Familiares logradas en todo el País en el año 1.990, se pasó a más de 450.000 en el 2.017.

Pero no sólo creció en cantidad, sino que lo hizo también cualitativamente, incorporando a la huerta básica, otros componentes como los frutales, las aromáticas, y la granja; además de lograr que muchos huerteros, habiendo satisfecho sus NBI Alimentarias, generasen excedentes comercializables, transformándose así en productores a baja escala.

Logró consolidar también una compleja red de relacionamiento con miles de instituciones formales e informales; y formó a un verdadero ejército de promotores voluntarios, educacionales e institucionales, que constituyen su mayor fortaleza y justifican su paradigma de “Trabajar Con la Gente y No Para la Gente”.

Y su éxito trascendió nuestras fronteras, llegando su novedosa propuesta a lugares tan lejanos como Haití, donde rápidamente se convirtió en una de las más apreciadas colaboraciones internacionales recibidas por ese País.

Hoy su audiencia es considerablemente más variada que en sus orígenes, ya que si bien sus acciones continúan aportando a la finalidad del “hambre cero”; no son pocas las actividades que lleva adelante promoviendo la incorporación de los huerteros generadores de excedentes, a la economía social.

Y es también relevante el trabajo que se realiza desde el ProHuerta con las escuelas, entendiendo a las Huertas Escolares como “Aulas a Cielo Abierto”, donde más que enseñar prácticas agrícolas, se transmiten, desde la más temprana edad, conceptos que hacen al cuidado del ambiente, el agua y el suelo; el valor del esfuerzo y el trabajo; transformándose los niños en mensajeros de estos principios al seno de sus propias familias.

Fuente: INTA.-

Curva 1

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Powered by themekiller.com anime4online.com animextoon.com apk4phone.com tengag.com moviekillers.com