El Saporiti incorpora pulpos de hilo para recuperación de prematuros

Por Redacción

De esta manera el Servicio de Neonatología del Hospital Saporiti se sumará a varios centros hospitalarios de distintas partes del mundo que utilizan estos muñecos para beneficiar a los bebes prematuros.

“Esta iniciativa nació en Dinamarca en el año 2013, en donde investigadores descubrieron que estos pulpos ayudan al bebé prematuro a sentirse seguro fuera del entorno intrauterino. Sus tentáculos hacen recordar el cordón umbilical con el cual los bebés jugaban y apretaban durante el embarazo”, destaca el Dr. Manuel Liberal.

Además, “se sienten más seguros, brindándoles una mejor respiración que aporta mayores niveles de oxígeno en sangre y latidos cardíacos más regulares. También al estar entretenidos con los tentáculos, tienen menos posibilidades de intentar sacarse las sondas y las vías que los mantienen conectados a los monitores de soporte vital”, comenta la Dra. Gabriela Felici, Coordinadora del Servicio de Neonatología del Hospital Saporiti.

“Desde el Hospital, llamamos a la solidaridad de todos los rivadavienses y de otros departamentos, ya que el Hospital atiende a pacientes de toda la zona este, a solidarizarse con esta noble causa. Por ello, todo aquel interesado en realizar un pulpo y donarlo, el Hospital y los papas de los niños van a estar muy agradecidos. La idea es que cada niño pueda llevarse el pulpo a su casa”, agrego el Dr. Liberal.

El nosocomio ya recibió unos pulpos, que fueron donados por una vecina de Rivadavia, quien se comprometió a realizar nuevos pulpitos para los bebes que se encuentren en el Servicio de Neonatología.

Estos pulpos, además de su función terapéutica, son juguetes, que luego los pequeños se pueden llevar a casa cuando reciben el alta médica. Por eso, se requiere formación, materiales adecuados y todo un protocolo de higiene y desinfección.

“El pulpo tiene que estar hecho con hilo 100% algodón premium (hipoalergénico, que no tiña ni haga pelotitas, no se deshilache), incluidos los ojos y cualquier complemento. La cabeza debe medir de 6 a 9 cm y los tentáculos no pueden sobrepasar los 22 cm estirados y los 16 en reposo para evitar cualquier peligro de asfixia. El relleno ha de ser de fibra hipoalergénica que resista lavados a más de 60 grados y que tenga un secado rápido, debido a la proliferación de bacterias en textiles húmedos”, explica la Dra. Felici.

Para las personas que estén interesados en colaborar, si tienen alguna duda, pueden dirigirse a la Dirección del Hospital o al Servicio de Neonatología.

Fuente: Prensa de Rivadavia.-

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Powered by themekiller.com anime4online.com animextoon.com apk4phone.com tengag.com moviekillers.com