Vecinos padecen las lluvias y calles anegadas

Calle 9 de Julio Junín
Calle Molino Viejo Junín

Por Iván Charello

Se trata de algunos casos puntuales en zonas rurales del departamento de Junín que, tras cada caudalosa lluvia, registran inconvenientes de accesibilidad para los vecinos. Se encuentran a la espera de que alguna entidad les brinde una solución definitiva.  

El denominado “Fenómeno del Niño” ha traído fuertes tormentas con copiosas lluvias a la Zona Este de la provincia de Mendoza. El caudal de agua precipitada no se filtra fácilmente y algunos vecinos padecen esta situación de forma constante, por lo que se esperanzan con encontrarle alguna solución.

Tras la lluvia de la madrugada de este martes, en el departamento de Junín se formaron “lagunas” en algunas calles de tierra. Según comentan los vecinos, no se trataría de la primera vez que esto sucede y afirman que les resulta muy complicado transitar por la zona debido al agua acumulada.

Esta mañana, como en otras oportunidades, vecinos de calle Molino Viejo se encontraron con un manto de agua cubriendo el trayecto por el cual debían circular para poder asistir a sus trabajos, hacer compras, realizar algún trámite o asistir a la escuela. La arteria, que desemboca en Ruta 60, ha sido tratada por la Dirección Provincial de Vialidad pero sin obtener el resultado esperado.

“Cerca de mi casa habían como tres lagos gigantes. Desde la Municipalidad nos dijeron que solo se hacían cargo de zonas urbanas, por lo que tuvimos que mandar una nota a Vialidad y vinieron. Arreglaron, entre comillas, porque hicieron unas zanjas horribles en las orillas pero el problema persiste”, expresó una vecina de la zona.

Otro de los lugares afectados es la calle 9 de Julio, en cercanías a Martínez, tramo que también es de tierra y que a menudo se transforma en un espejo de agua. Los habitantes salieron de sus hogares con la embarazosa tarea, nuevamente, de determinar cómo atravesar el complicado camino que podría ser drenado, pero un inconveniente con el  desagüe no lo permite.

“Son como trescientos metros de agua, de lado a lado. En la esquina podría bajar un poco el agua por el desagüe que hay, pero los camiones que van a una bodega han roto los sifones y no circula el agua. Es como tener un lago en mi calle al menos una vez al mes”, resaltó una joven estudiante.

Por ahora, los afectados expresan su malestar a través de las redes sociales e intentan dar con la entidad que pueda brindarles una solución definitiva al flagelo. Mientras, posan la mirada en el cielo con la esperanza de que el sol colabore con la evaporación del agua y rogando que por mucho tiempo no vuelvan a ver una nube, para no tener que volver a remangarse.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Powered by themekiller.com anime4online.com animextoon.com apk4phone.com tengag.com moviekillers.com