Reabrió la Municipalidad de Santa Rosa y Salgado se defendió

MUNICIPALIDAD-DE-SANTA-ROSA

Por Redacción

El cuestionado intendente de Santa Rosa admitió fallas administrativas y afirmó que su mayor error “fue priorizar la necesidad de algunas cosas que no habían”. Remarcó que la Nación le debe millones en inversiones de la comuna que no fueron devueltas y justificó el cierre de la municipalidad.

La municipalidad de Santa Rosa reabrió hoy sus puertas, tras permanecer cerrada desde el miércoles de la semana pasada por decisión del intendente Sergio Salgado, quien justificó su decisión bajo la amenaza de que no estaban dadas las condiciones de seguridad para que la actividad habitual se desarrolle normalmente, a raíz de las protestas que llevan a cabo los trabajadores por falta de pago.

Desde que comenzó el conflicto, el jefe comunal no dialogó con los medios, hasta que este mediodía rompió el silencio y, en diálogo con Canal 7, respondió a los diferentes interrogantes que surgieron en las últimas horas en torno a su persona y su gestión.

“Elegí el silencio porque cuando hablo con la prensa no se refleja lo que uno quiere decir en los títulos, y decidí ponerme a trabajar, como lo hice siempre”, destacó el cuestionado funcionario del PJ, quien en las últimas horas pudo cancelar los salarios de noviembre, gracias a una transacción de $8 millones que realizó la provincia con el fin de calmar un poco las aguas y evitar la implosión social.

Si bien Salgado admitió haber cometido errores durante su gestión, aseguró que siente el apoyo de los santarrosinos, que en junio pasado lo eligieron por tercera vez consecutiva para comandar el municipio. “No debe ser casualidad, no subestimo a la gente, por algo me han votado y me eligieron. Sólo seis intendentes sostuvimos al peronismo. Gané las cinco elecciones, las dos provinciales, las dos nacionales y el ballotage”, sostuvo.

En el haber, reconoció que “mi mayor error fue priorizar la necesidad de algunas cosas que no habían, poniendo plata del municipio” y “evidentemente el tema administrativo fue desordenado”, fundamentalmente “a la hora de recuperar o reclamar” el dinero que afirma haber invertido, cuando le correspondía a la provincia o la Nación.

En ese sentido, aseguró que ha utilizado fondos municipales para construir jardines, impermeabilizar canales, adquirir terrenos del Pro.Cre.Ar, construir cloacas (“falta un 15% para terminar con la obra del distrito Villa Cabecera”), equipar el hospital departamental, comprar un edificio para la Anses y arreglos edilicios en las escuelas. Todas esas inversiones deberían surgir de dinero nacional o provincial.

“Jamás pensé en renunciar, no he hecho nada malo”, dijo, y subrayó que “esa plata no estuvo mal gastada”, aunque recalcó que reclamará la retribución del dinero. Acusó al ex ministro de Salud, Oscar Renna, de “mandarme atrás dos expedientes” por el centro de salud comunal, por lo que destacó sentirse “ofendido con quienes conducen mi partido”.

Tras informar que percibe $35 mil mensuales por su cargo, destacó que en los últimos meses disminuyó la nómina de empleados y dentro del plan de austeridad que le envió a Cornejo, está previsto terminar con más contratos, con el fin de reducir los $7.931.000 que destina al pago de salarios mensualmente. “Hay empleados que trabajan por tres o cuatro y otros que no trabajaron nunca”, lanzó, indicando que trabajan para la municipalidad 1.724 personas y no 2.500 como informó la oposición.

Diferenció a Santa Rosa de otros departamentos, ya que la caída de la coparticipación que se presentó en 2015, afectó profundamente la economía comunal, que cuenta con pocas posibilidades de recaudar externamente, más allá de la tasa municipal (que la abona sólo el 10% de la población) y lo que abona la feria La Salada, a la cual defendió por “darle trabajo a 200 familias”.

Por último, justificó la decisión de haber cerrado la municipalidad ya que la situación amenazaba “con que podían matar a alguien” y englobó el conflicto en “un problema político” por resentimiento de la oposición departamental, entre ellos el ex intendente Antonio Ponce.

En cuanto a Alfredo Cornejo, manifestó que “desde la primera vez que me he juntado con el nuevo gobierno, he sentido el respaldo”. “Hasta ahora, lo que me prometieron, me han cumplido a mí y a los santarrosinos”, amplió.

“No me siento odiado en Santa Rosa; si la solución es que me vaya, me iré, porque no tengo ambición de poder, pero por qué me voy a ir, si esto tiene solución”, sentenció.

Fuente: Jornada On Line.-

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Powered by themekiller.com anime4online.com animextoon.com apk4phone.com tengag.com moviekillers.com